7 pasos mágicos para enamorarte de ti

7 PASOS MÁGICOS PARA ENAMORARTE DE TI

Los 7 pasos mágicos para enamorarte de ti y
aumentar tu autoestima

1-Tienes que tener claro:
Quién eres tú o quererlo descubrir con mucha claridad, tus partes de luz y tus partes de
sombra, sin miedo o por lo menos haciéndote amiga de tus miedos. 

Primero hazte estas preguntas:
¿Qué quieres o estás dispuesta a ofrecerte a ti misma sin prejuicios?
Porque tú quieres, quererte o amarte ¿verdad? ¿Qué ganas con ello?

2-¿Qué estás dispuesta a ofrecerte?

Yo creo que todas tenemos mucha sabiduría guardada dentro de nosotras, solo con la
experiencia de vida personal, ya tenemos un buen saco de sabiduría de vida.
Otra cosa es que seamos capaces de aprender de esa experiencia y la podamos transmitir a
otros de una forma sana, sencilla y enriquecedora, para ello tienes que aprender a valorar
quien eres y lo que haces y entonces se convertirá en verdadera sabiduría, una sabiduría sin
crítica tanto para tí como para los demás. Esto te llevará al respeto por ti misma y hacia los que
te rodean.

La sabiduría es innata en el ser humano. Yo sé que puede que me digas:
“pero, yo repito una y otra vez la misma situación en mi vida”
Entonces tendrías que hacer un esfuerzo por salir del paradigma de la valoración, esta
valoración que nos han hecho creer que es la que vale, la de la comparación, la de la crítica y el
juicio y conectar con tu propia valoración dentro de ti con tu esencia.
Ser capaz de conectar con esa parte esencial de ti, te permitirá dar lo mejor desde tu interior y
en consecuencia beber de la mejor y adecuada información que pueda servirte a ti y a las
personas que te rodean (porque no sólo vives tú en este lugar).
Cuando tu vida la vives con pasión, con el sentimiento de ayudar o simplemente de disfrutar,
valorándote y amando tu vida, comienza el enamoramiento y las experiencias de vida
conscientes y sentirás que son perfectas para ti, con lo cual te lanzaras a vivirlas sin miedo o
por lo menos dispuesta a transmutar ese miedo. Y lo mismo ocurrirá para las personas a las
que quieres ayudar o acompañar a través de lo que tú haces y vives, pueden ser clientes, familia, amigos, etc. habrán encontrado la mujer adecuada donde inspirarse, reflejarse, valorar
y un sinfín de cosas. Aunque no te lo digan. Pero eso no nos debe de importar. Lo que nos
debe hacer felices es ver felices a los demás. Para ello primero debes serlo tú, pase lo que
pase.
¿Te has fijado? Cuando alguien habla desde el corazón y destapando su alma los demás lo
notamos y nos sentimos atraídos por esa persona, pues esa energía es lo que enamora y de la
que te enamoraras, de esa energía que te hace sentir bien y te da un chute de autoestima. Por
lo tanto sé siempre verdadera, natural, ética, respetuosa y amorosa con tus emociones y tu
cuerpo. Muéstrate cómo eres, aunque a los demás no les guste. Tú alma te lo agradecerá y te
llevará a descubrir una nueva tú. Y no esperes el reconocimiento de tod@s, porque eso es muy
difícil. Siempre habrá alguien que no estará de acuerdo contigo o que simplemente no le
gustará lo que haces, lo que dices o cómo vives.. No es obligatorio gustarle a tod@s. Lo único
obligatorio es gustarte a ti misma.

3- Enamórate:

Lógicamente en este punto te habrás dado cuenta de que lo primero es que tienes que estar
enamorada de lo que haces, primero tú, esa es la regla mágica. Y como ingredientes esenciales
vamos a tener la pasión y la atracción de aquellos que te acompañan en tu camino. Pero ya no
nos importa demasiado, porque hacemos lo que nos gusta y lo que creemos que es lo mejor y
justo para nosotras. Por eso somos únicas y nos reconocemos como tal.
Si estás enamorada de lo que haces, y lo que eres, pasión y atracción van juntas, serás capaz de
transmitir todo lo que tengas que transmitir con pasión y atracción, simplemente porque así lo
sientes, sin forzar, sin copiar a nadie y con honestidad, integridad y coherencia.
Con esa actitud estarás añadiendo un valor incalculable de ti misma a tu vida, trabajo y
cualquier faceta en la que te muevas. Es entonces cuando si lo deseas podrás atraer las
personas que te hagan feliz hacia ti, sin ni siquiera mover un dedo. Mágicamente estarán
delante de ti. Enhorabuena!! Esto sucede por la vibración que tú emites y la frecuencia con que
lo haces.

4- Atracción:

Cuando te sientes enamorada de ti misma atraerás sin ni siquiera tu darte cuenta a todas
aquellas personas que necesiten y estén buscando esa luz que aunque no se ve, se siente
cuando te amas y amas lo que haces y que tú ya desprendes iluminando tu entorno.

5- Verdad Verdadera:

El 5º ingrediente mágico es que seas verdadera, porque tú te sentirás íntegra y te darás valor y
las personas lo van a sentir. A veces hay personas que sienten o creen que no somos
verdaderas pero si tú lo eres, esas personas lo único que ven es su propia mentira y se
apartaran de ti, pero eso es porque no están en la misma vibración de verdad que tú.
Hay un campo de energía alrededor de cada una de nosotras y que vibra con la intención y tu
verdad y los demás reaccionan y lo perciben, cuando esa energía no está en la misma
vibración se alejaran o te alejarás tú. No importa, cada uno tiene su aprendizaje y es mejor alejarse. Vendrán otras personas que se sentirán bien a tu lado y tú al suyo porque estaréis en
la misma sintonía.
Hay personas que tienen esta aptitud más desarrollada y otras menos, pero esto forma parte
del potencial humano. ¿Te has dado cuenta? Hay personas y profesionales que nos caen mejor
y otras peor, o de que con algunas personas nos sentimos muy a gusto o muy atraídas y con
otras aunque tengan mucha fama de ser buenos profesionales o como personas no iríamos
nunca. Pues esta es una de las razones, nos sentimos cómodas o incómodas, dependiendo si su
verdad y la nuestra vibran en la misma frecuencia.
Por eso, se ética y verdadera, intenta no copiar de otras personas, tú ya tienes tu propio
potencial dentro y si aun así al principio te sientes un poco perdida y tienes que buscar ayuda,
no lo dudes transforma y cambia tus creencias a tu nueva forma de sentir y dale
tu toque de pasión y personal a tu vida
Verás cómo sale por sí sola toda la información que ya llevas dentro.

7- La intención:


¿Con qué intención haces lo que haces?
La intención es otro ingrediente mágico de la pasión y de la atracción. Si tu intención es
engañar te recomiendo que no comiences.
Tu intención siempre tiene que ser la de ayudarte a ti misma primero y después a los demás.
Ya sabemos por experiencia que a veces queremos ayudar y las cosas se tuercen y no salen
como queríamos y en ese proceso de aprendizaje para tod@s nos sentimos engañadas, o los
demás sienten que queremos engañar, aunque tú sabes que no era la intención. Entonces
párate y observa desde donde de tus carencias has querido ayudar. Quizás quieres ayudar sin haberte ayudado a ti misma primero. Busca donde tienes tu carencia observando el espejo que
la otra persona hace en ti y resuelve sin perder el tiempo en lamentos o críticas. Deja partir la
experiencia sabiendo que es eso, una experiencia de aprendizaje en tu vida. Verás cómo se
aligera el sentimiento y muchas veces la culpa. Simplemente aprende y sigue caminando.
Esta es una experiencia de vida que creo que tod@s hemos vivido alguna vez, y también es una
experiencia que merece ser vivida y aprendida. Pero no pierdas el tiempo lamentándote,
aprovecha el aprendizaje y sigue hacia adelante con mucho amor hacia ti misma y con la
alegría de la lección aprendida. Habrás dado un paso más hacia el amor a ti y en consecuencia
a los demás.
A través de sus consecuencias evaluaremos el aprendizaje y esas consecuencias nos obligarán
a ser mejor como persona y aumentar la autoestima dándonos cuenta que el proceso tiene
que ver solo conmigo y contigo y dejando que la otra persona viva el suyo como quiera,
respetando sus tiempos y su vibración.
Por eso reafirmo que tu intención siempre, siempre debe ser ayudarte primero a ti, observando lo que transmites y con el tiempo y aprendiendo vamos afinando, si es que ya no
lo haces, llegarás.

 

6- No compitas, colabora:

Sé que estamos acostumbrados a competir, vivimos en una sociedad que fomenta como
herramienta de valoración la competitividad, la crítica y hacer juicios de valor de lo que está
bien o mal, sin tener en cuenta que cada uno tiene su propio proceso, de esa forma nos
mantienen separados, enfadados y frustrados. Yo lo sé por experiencia de muchos años de
trabajo y la mía propia. Hasta que aprendí y decidí “ya no más”.
Aprendí a trasladar la palabra competir y su emoción a las palabras “ser mejor para mí misma”,
“aprender, “compartir” “fuerza” (busca tú las tuyas), pero sin compararme con otros, mirando
hacia dentro de mí.

Cuando eres capaz de salir de ese paradigma de creencias sobre la
competencia, la palabra competir adquiere otro sentido y energía como “alianzas”,
“colaboración”, “acompañamiento”, “unión”, y un sinfín más de actos que se pueden dar con
lo que antes sentías tu competencia. Y eso nos hace mejores humanos y profesionales, nos
permite formar grupo, apoyarnos y amarnos.

Así que te aconsejo que no compitas con nadie y solo te centres en aprender de tus experiencias y en ser mejor humana y mejor profesional todos los días, a tu ritmo.

Te aseguro que verás los resultados.

Confío en que te haya ayudado y me sentiría encantada si me dejas tus comentarios.

O si puedo ayudarte con algún otro tema del que te gustaría que hablase.

Gracias por estar ahí.

Un gran abrazo desde este tu espacio y el mío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *